joomla templates

Martes, 26 de Marzo de 2013 09:57

Vía Crucis de la familia cubana

Rate this item
(1 Voto)

Como ya es tradición en Santa Clara, el viernes anterior a la Semana Santa, el 22 de marzo, se llevó a cabo el Vía Crucis interparroquial, peregrinación silenciosa y orante que recorre las cinco parroquias de la ciudad.

Este año, las meditaciones de las estaciones estuvieron dedicadas a la familia. En Santa Ana se reflexionó y oró por los niños abortados, los matrimonios separados y

también las familias que se esforzaban por permanecer unidas.

La familia que se encuentra en peligro por falta de diálogo y amor, con padres que no saben serlo, las que no educan a sus hijos por distintos motivos, y los jóvenes que no tienen sueños ni ideales y que andan como “ovejas sin pastor”, muchas veces, por el mal testimonio de los mayores, fueron los temas pensados en La Pastora.

En un santuario diocesano de Nuestra Señora de la Caridad, repleto de fieles, se consideró y puso en oración a la familia lastimada, ya sea su núcleo más estrecho –esposos e hijos-, o en la familia ampliada, a los abuelos, testigos y trasmisores de la fe ayer, y hoy a veces maltratados, y a los hermanos que siempre se apoyan, por encima de diferencias y divergencias.

En el tradicional templo de Nuestra Señora del Carmen se pensó en las familias despojadas de sus valores; a aquellas donde alguno de sus miembros está enfermo, y necesita de cuidados prolongados; así como por los matrimonios rotos y los niños que han sufrido sus consecuencias.

Finalmente en la S.I. Catedral se pensó en las familias donde ha muerto alguno de sus integrantes, en aquellas que se desintegran por la violencia, el alcoholismo y las misiones en el extranjero, entre otras causas. También oramos por la resurrección de la familia y nuestra fe en que es posible.

Escribir un comentario