joomla templates

Martes, 07 de Noviembre de 2017 14:17

La Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud en el centro de Cuba

Rate this item
(0 votos)
La Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud en el centro de Cuba Fotos:Roberto Carlos

Diócesis de Santa Clara, 2 de noviembre de 2017/ En el año 1984, durante la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Roma, el papa Juan Pablo II entregó a los jóvenes asistentes una Cruz de madera de 3,8 m de altura con la encomienda de llevarla por el mundo "como símbolo del amor de Jesús a la humanidad". Desde entonces ha precedido las Jornadas Mundiales de la Juventud en los cinco continentes y ante ella han rezado millones de jóvenes.

 

El papa Francisco, ha querido que esta Cruz, en su camino a la próxima JMJ de Panamá 2019, recorriera en Cuba las zonas más afectadas por el huracán Irma.

Llegó a nuestra diócesis el 27 de octubre acompañada por Mons. Juan Gabriel Díaz Ruíz, obispo de Ciego de Ávila, siendo recibida por nuestro padre Obispo Mons. Arturo González Amador. En el parque Serafín Sánchez de Sancti Spíritus la esperaban cerca de 500 personas, siendo llevada en procesión hasta la Parroquia de Ntra. Sra. de la Caridad.

Ese mismo día, de camino a Yaguajay, visitó los poblados de Jarahueca, Meneses, Narcisa y Vitoria. En la celebración animada por las Siervas de San José besaron la Cruz alrededor de 300 personas. Al finalizar, Mons. Arturo habló de la necesidad de recuperar la costumbre de la bendición, signo santo e importante.

En Yaguajay, la Cruz permaneció toda la noche durante la cual los jóvenes participaron en una intensa vigilia de oración. A la mañana siguiente salió hacia Caibarién, donde fue acogida con una celebración eucarística.

El día 28 de octubre, cerca del mediodía y bajo una lluvia fina a manera de bendición llegaba la cruz a Remedios. Ya en la parroquia, el padre Obispo invitó a todos a: mirar la cruz como esperanza para el pueblo y que estos símbolos, la cruz y el icono de María “Salus Populi Romani”, han llegado a Remedios no por ser una ciudad turística, sino porque el huracán hizo daños espirituales y materiales en nuestras vidas y solamente mirando el regalo del Padre Dios en la entrega de su Hijo en la Cruz, es que la humanidad puede encontrar esperanza. Antes, nadie había hecho algo así por nosotros.

Después de la Misa, todos los presentes pasaron delante del icono de María y de la Cruz y fueron invitados a presentar ante ellos no solo sus problemas, sino también a todas las personas que conocíamos y estaban sufriendo. A las 2 de la tarde se despedía la Cruz y comenzaba a llover intensamente.

La Cruz y el icono de la Virgen seguían su recorrido, pasando por Vueltas y Camajuaní, antes de llegar a Santa Clara, donde fue recibida, a pesar de la lluvia intensa, en la parroquia de El Carmen. Allí habría una vigilia de oración con confesiones y testimonios de fe ante la Cruz terminando con la Misa.

El domingo 29 la Cruz viajó a Isabela de Sagua y luego a Sagua la Grande. Esa misma tarde Mons. Arturo entregaba en el municipio cienfueguero de Lajas, la Cruz y el icono a Mons. Domingo Oropesa, obispo de Cienfuegos. 

Escribir un comentario