joomla templates

Lunes, 06 de Junio de 2011 12:24

LLUVIAS DEL CIELO Y AGUACEROS DE BENDICIONES

Rate this item
(0 votos)

 Por Gerbin Ley
Fotos: Ivelys Gutiérrez


El recorrido de la Virgen Mambisa por la Parroquia de Santo Domingo se inició el 30 de mayo con una celebración eucarística en Rodrigo. La misa fue presidida por los padres Michele Farina y Marino Poggi.

El siguiente destino fue Amaro, poblado famoso por sus manantiales de agua mineral. Niños vestidos de mambises esperaban a la Virgen con numerosos carteles y banderitas de colores. Se realizó una extensa procesión a lo largo del pueblo. En el terreno donde una vez estuvo la iglesia el padre Mauricio se dirigió a los asistentes y pronunció una oración escuchada con gran devoción.

Las Nieves es una

comunidad internada en el monte y compuesta de edificios. Los campesinos pararon sus tractores y soltaron sus utensilios agrícolas para darle la bienvenida a la Virgen de la Caridad. Tanto niños como adultos le entonaron poesías y décimas a la Patrona de Cuba.

En el central Carlos Baliño la imagen de la Patrona de Cuba fue colocada en la plataforma del Círculo Social donde ya el pueblo estaba reunido. En varios momentos del día las nubes cubrieron el sol, y se tuvo noticia que en algunos lugares llovía después de tanto tiempo de sequía.

El peregrinaje mariano continuó por las pequeñas comunidades de San Juan, El Cerrito, Las Glorias e Indaya.

Todos presentían que en Santo Domingo la visita de la Virgen alcanzaría mayúsculas proporciones. Ya en los días anteriores cuando pasada el carro de la Virgen, mucha gente se agrupaba para saludarla.

La procesión que llevó la Imagen al centro del pueblo comenzó en el barrio Punta de la carretera; avanzó por la calle Fructuoso Rodríguez haciendo dos altos: uno frente a la policlínica, donde el padre Michele dedicó una plegaria especial por este santuario de vida y sanidad, de enfermedad y muerte. La otra parada fue frente al asilo de ancianos donde Mons. Arturo se acercó a los abuelos que allí permanecen.

Dobló por la calle Colón la peregrinación, encaminándose por Hiraldo Toledo hasta Independencia. Allí la Banda Municipal de Conciertos animó la marcha, mientras algunos jóvenes portaban emblemas relativos a la región. Las aceras y la calle estaban colmadas por la muchedumbre.

En el Parque Central había un enorme gentío. La Virgen de la Caridad fue conducida con bailes y música tradicional cubana hasta el portón del templo. Se cantaron el Himno Nacional y el Himno de la Virgen, y el Obispo hizo una alocución que conmovió a los presentes. La Virgen de la Caridad –dijo- es Madre de todos, definitivamente de todos los hijos de Cuba.

La imagen estuvo expuesta durante la noche para los que quisieran acompañarla. Se cantó, se rezó, se compartieron minutos de silencio y meditaciones y nunca estuvo sola.

El día 31 trajo ante los ojos de María a un grupo de embarazadas; por ellas se ofreció la Misa de esa mañana. Después la Imagen visitó las comunidades La Criolla y Las Casimbas.

A las once y media regresaba la peregrinación a la iglesia de Santo Domingo. Esta vez se congregaron los enfermos ante la Madre de misericordia en una liturgia donde el Padre Obispo los bendijo.

A las dos de la tarde la Virgen fue llevada a las comunidades Bermejal, Espinal y Salvadora. En el parque de esta última se produjo el acto de entrega de la Virgen Mambisa al P. Raúl Rodríguez Dago, párroco de Corralillo, Rancho Veloz y Quemado de Güines.

 

Last modified on Lunes, 04 de Marzo de 2013 00:24

Escribir un comentario