joomla templates

Martes, 26 de Febrero de 2013 12:06

Padre Pértika Unanue

Rate this item
(2 votos)
Padre Pértika Unanue Padre Pértika Unanue
Hace 65 años llegó a Cuba un hombre con un gran corazón, y enormes deseos de servir a Dios y a los pobres. Era un sacerdote español de la orden de los franciscanos: Iñaki de Pértika Unanue.

Nació el 16 de febrero de 1915 en Guernica  (Vizcaya) España. Muy joven abrazó el sacerdocio en la Orden Franciscana, y en el año 1937 fue enviado a Cuba como misionero. En septiembre de 1943 es nombrado párroco de Placetas, lugar donde había estado en dos ocasiones anteriores.


Era un hombre de acción, gran energía y vitalidad; sencillo, espontáneo, extrovertido, afable, con una simpatía contagiosa, y un gran don para ganar amigos; lo que le permitió ir quebrando recelos y prejuicios, abriendo puertas y conquistando amistades para poder lograr la gran labor religiosa y social que desarrolló en esa parroquia.

Era un sacerdote muy creativo y emprendedor, por lo que no se conformó con el cumplimiento de sus tareas ordinarias como sacerdote; decidió sacar a la Iglesia de los muros del templo.

Su trabajo predilecto fue la ayuda a los pobres y necesitados. En enero de 1944 inauguró una academia nocturna de obreras en el antiguo edificio del Colegio de las Madres Eucarísticas; allí se impartían clases de corte y costura, matemática e instrucción religiosa. Este centro llegó a tener una matrícula de más de 70 alumnas.




Con este mismo sentido inauguró en 1946 la Capilla-Escuela-Dispensario “Nuestra Señora de la Caridad del Cobre” en el reparto Amador, en la periferia de la ciudad, donde se ofrecían clases gratuitas a los niños de ese barrio y atención médica y estomatológica también gratis a todos los vecinos; contando con la colaboración de notables médicos y dentistas de la ciudad. Anualmente se repartían miles de medicamentos gratuitos.  

Estableció otras dos escuelas gratuitas: “San Francisco de Asís” en La Mina  y “San Antonio” en la Vigía. Cuentan algunos habitantes de avanzada edad de estos lugares que obligaba a los analfabetos a ir a la escuela primero y después visitar el dispensario. Fue el iniciador de repartir cenas de Navidad a los necesitados los 24 de Diciembre, así como otros tipos de repartos: frazadas, ropas, víveres, juguetes para los niños, etc., para lo cual hacía grandes campañas de recogida entre los comerciantes y otras personas.

Levantó capillas en los barrios periféricos de: Reparto Amador (“Nuestra Señora de la Caridad”), La Mina (“Santa Rita”), Cumbre (“San Antonio”) y en Cacique (“San Isidro”). También arregló la capilla de Guaracabulla, realizó campañas de recaudación de dinero para pagar los gastos del nuevo Altar Mayor, fue el primero, en esta parroquia, que utilizó una bicicleta para trasladarse hacia los distintos lugares de trabajo pastoral.

¿Quién en el Reparto Amador y en Placetas, claro, los que peinamos canas, no lo recuerdan? Yo que nací en el barrio ¡cómo no voy a recordarlo! ¿Quién no recuerda los domingos por la mañana tempranito su voz potente y fuerte invitando por el altavoz a los vecinos a participar en la Santa Misa?

Iñaki era polifacético. Dirigió por algún tiempo el periódico local, “La Verdad”. Desarrolló el deporte, sobre todo en el Reparto Amador; allí formó el equipo de fútbol “Jesús Obrero”, participando en gran número de competencias, en el municipio y fuera de éste; siendo , lo que constituyó además, un medio de recreación para los integrantes del equipo y la población, la cual disfrutaba de sus enfrentamientos. Estimuló las prácticas de béisbol y boxeo. Muchos de aquellos “muchachos del Reparto Amador” que se iniciaron con P. Pértika en la rama del deporte, dedicaron sus vidas a ser entrenadores deportivos o atletas destacados en los deportes que practicaban.

El Padre Pértika integró conjuntamente con el alcalde del municipio, Dr. José Ramón Martínez de Villa y Miguel Ángel Valdés “Lato”, una comisión para la creación del estadio municipal, lo que lograron en el año 1948.

Su amor por la música lo llevó a la creación de un coro mixto (32 voces) de gran calidad en la década del 50, conocido como “La Coral del Padre Pértika” lo que resultó un gran logro para la cultura local, realizando a menudo recitales en los teatros, sociedades de recreo y otros lugares, donde la población podía disfrutar de un excelente repertorio integrado por obras de grandes compositores, nacionales e internacionales, lo que contribuía a elevar el nivel cultural de los placeteños. Poseía una magnífica voz de tenor y fue integrante del Orfeón Vasco de La Habana como primer tenor.

En el año 1951 se realizó, la peregrinación nacional. La imagen peregrina de la Virgen de la Caridad recorrió por espacio de 15 meses toda la geografía de la Isla. El capellán oficial de la peregrinación fue el P. Manuel Oroqueta Valiente, sacerdote franciscano y el P. Iñaki de Pértika dio un gran apoyo a esta peregrinación en la Provincia de Las Villas.

Por su iniciativa y bajo su dirección el día 3 de Octubre del año 1954, comenzó en la emisora local CMHP de Placetas un programa radial dominical de media hora; “Vive con la Iglesia”. El programa fue patrocinado por firmas comerciales que el P. Pértika había comprometido con esa nueva inicitiva.

En el año 1944 el sacerdote español se había nacionalizado como ciudadano cubano. El 15 de Mayo de 1955 tomando en consideración todo lo realizado por este sacerdote en bien de la población, le fue entregada por el Alcalde Municipal, la distinción de Hijo Adoptivo de Placetas.

También el Casino Español le entregó un pergamino, oportunidad en la que recibió un gran homenaje organizado por los Caballeros Católicos. Se realizó un desfile de pueblo desde la iglesia hasta el dispensario Nuestra Señora de la Caridad en el Reparto Amador, develándose una tarja conmemorativa en su honor. Mons. Eduardo Martínez Dalmau, obispo de Cienfuegos, tuvo a su cargo las palabras centrales de este gran homenaje

El 27 de mayo de 1958, comprometido por la ayuda que brindaba a la causa revolucionaria, tuvo que salir de Placetas. En calidad de “asilado” permaneció en iglesias de Ciego de Ávila, Santiago de Cuba y La Habana, estableciéndose en la parroquia “Santa Cruz de Jerusalén” en Marianao.

El padre Pértika, a principio de la década de los años 60 salió de Cuba, primero residió en la Florida y luego partió rumbo a España.

En el convento de Forua, cerca de su natal Guernica, transcurrió la última etapa de su vida, dedicado a la atención pastoral de algunos barrios que bordean las laderas montañosas de aquella localidad. A principios del año 1991 lo llamó el Señor a la vida eterna.

A pesar de haber transcurrido más de cincuenta años de su salida de esta localidad muchas personas del pueblo aún lo recuerdan con cariño y mencionan las obras que realizó; y otras tantas, le agradecen todo lo que hizo por ellos.
More in this category: « Maestra Nicolasa

Escribir un comentario