joomla templates

Lunes, 30 de Diciembre de 2013 12:09

Mensaje radial de Mons. Arturo González Obispo de Santa Clara por la Navidad 2013

Rate this item
(0 votos)

Feliz Navidad queridos hermanos y hermanas, sin dudas en estos días han escuchado o hasta repitieron esta frase: “feliz Navidad”, pero se han puesto a pensar qué significa decir y desear a alguien una “feliz Navidad”.



Necesitaríamos comenzar por saber qué es verdaderamente la Navidad, porque la Navidad no es solamente una ocasión para hacer una gran comida, ni para encontrarnos con los que hace tiempo no vemos, ni una justificación para tomar o abrir una botella de sidra, vino o cualquier otra bebida; la Navidad no es ni siquiera un tiempo para adornar nuestra casa con un arbolito de luces que pestañean o una mesita en la que colocamos las figuras de María, José, el niño Jesús, los pastores y los magos. Si bien todo eso no está mal y es normal que lo hagamos, Navidad es mucho más!

Navidad es aprender a decir SÍ a Dios, aceptarlo con fe y amor, y vivir de manera tal que Cristo nazca en nuestros corazones, porque eso es Navidad, es la celebración del nacimiento del hijo de Dios que se hace hombre por amor a nosotros, como nos dice el apóstol Pablo en su carta a los Filipenses en el capítulo 2:
“Cristo Jesús… a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su condición de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de siervo, haciéndose semejante a los hombres”…

Relato del Nacimiento: Envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen, prometida de un hombre descendiente de David, llamado José. La virgen se llamaba María.  Entró donde ella estaba, y le dijo…

Queridos hermanos, acabamos de escuchar el relato del nacimiento de Jesucristo, es tierno y está cargado de vida. Nos invita a agradecer el gran amor que Dios nos tiene pero también a tener gesto de amor para con los demás.

Inviten a Jesús a nacer en sus familias, ofrézcanles sus casas... díganle de corazón: Ven Señor y quédate con nuestra familia, queremos tenerte con nosotros, te necesitamos. Anímanos, danos tu amor.

Durante estos días de celebraciones navideñas, también los invito a que aprovechen para decirse unos a otros que se quieren… Exhorto a los esposos a que en esta Navidad se tomen de las manos y se digan lo importante que son el uno para el otro, busquen a los hijos y háganles sentir cuanto los quieren, acompañen a los ancianos con una abrazo de esos que salen de lo más profundo de nuestro ser y en los que no hacen falta las palabras, compartan con los amigos, sonrían juntos y hasta lloren unidos si es necesario, porque Navidad es amor, perdón y unidad.

Estos días de Navidad son oportunidad para perdonar, para ofrecer disculpas, para reconciliarnos, para olvidar viejas heridas y sanar el corazón, por eso busquen a una persona con la cual están enemistados o molestos y reconcíliense… no lo duden, háganlo! O al menos, recen por ella.

Con cada abrazo, beso, apretón de mano, sonrisa y muestra de cariño que en estos días demos, Cristo nace.

Hoy, les digo como el ángel a los pastores: No tengan miedo, les anuncio una buena noticia, que será motivo de alegría para todo el pueblo: hoy, en el corazón de cada uno nace el Salvador, que es el Mesías, el Señor, si somos capaces de sacar el odio, la venganza y el egoísmo de nuestras vidas.

Esto les servirá de señal: encontrarán a Dios en medio de una familia que se ama, que comparte en las buenas y malas.

Feliz Navidad a todas las familias, feliz Navidad a todos. Que Dios los bendiga hoy y siempre, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Belén , clave de Salvación
José Martí

No temas, hombre, no temas
si son grandes tus dolores,
si son muchos tus problemas,
si son de tu vida emblemas
vientos deshojando flores.

No temas de males tales,
ni ansíes bienes que no tienes,
porque en Belén hay señales
de estar muriendo tus males
y estar naciendo tus bienes.

Perdona a quien te ha ofendido.
Soporta a quien te desdeña.
Tu intacta mejilla enseña
a quien la otra te ha herido.
Que ni grito ni gemido
arranquen a tu garganta
los más nefastos anales.
Porque en Belén ya se canta
que ante el Sol que se levanta
la noche funde sus males.

Y cuando hayas superado
los males que hay en tu vida,
el momento habrá llegado
de regresar al estado
de tu misión bien cumplida.
Habrá llegado el momento
de que tu anhelo no frenes
buscando cuanto no tienes…
¡que en Belén se da el portento
de nacer todos tus bienes!

Párate y observa bien:
estrellas, magos, pastores,
Virgen, esposo, rumores
de ángeles reunidos en
un establo de Belén
en torno a un recién nacido.
Ante cosas tan sencillas
al parecer, ten sabido
que tu destino has cumplido
con hincarte de rodillas.

Escribir un comentario