joomla templates

Domingo, 12 de Mayo de 2013 07:11

Misión Eucarística

Rate this item
(3 votos)

La Iglesia celebra en Pascua el triunfo de Jesús sobre el pecado y sobre la muerte, es un mensaje de vida, de alegría y esperanza, que la comunidad cristiana formula a través de hermosos himnos y cánticos a Cristo resucitado, el canto del ALELUYA es expresión sublime.


Terminado el tiempo de Pascua, como eco de la celebración del Jueves Santo, la Iglesia nos da la oportunidad de celebrar la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, misterio de fe, Jesús presente real y verdaderamente bajo las especies de pan y vino.


La fe nos lleva al encuentro con Aquel que es la verdad y el amor, presente en la hostia sagrada. Es un encuentro de la comunidad cristiana pero también de cada individuo, un encuentro comunitario y personal.


Existe un espacio, un momento de encuentro privilegiado con Jesús Eucaristía, precisamente cuando tenemos la oportunidad de recibirlo en la comunión dentro y fuera de la Santa Misa. También hay otros momentos privilegiados, donde este con Jesús se hace muy personal, muy directo: la adoración eucarística.


“Hemos venido a adorarle”, son las palabras pronunciadas por los Magos del Oriente cuando buscando el niño Dios llegan hasta Jerusalén. Estas palabras resuenan a través de los siglos en el Evangelio según san Mateo deseando encontrar eco en el corazón de cada persona, para que todos nos animemos y salgamos al encuentro del Señor.


La presencia del Señor en el Santísimo Sacramento es tan real como lo fue el niño Jesús en su momento para María y José, para los pastores de Belén, para los Magos del Oriente que siguiendo la estrella salieron en su búsqueda, para los que tuvieron el privilegio de compartir sus días sobre la tierra.


Desde aquel momento bendito de la Ultima Cena, los católicos hemos creído que después de la consagración el pan y el vino ya no son meramente trigo y jugo de uva fermentado, sino la verdadera presencia viva de la segunda persona de la Santísima Trinidad, el Hijo. Quedarse con nosotros ha sido su deseo: “Hagan esto en Memoria mía”.


El papa Juan Pablo II afirma en su Encíclica sobre la Eucaristía y la Iglesia: “ la mirada de la Iglesia se dirige continuamente a su Señor, presente en el sacramento del altar, en el cual descubre la plena manifestación de un inmenso amor”. Es decir, nos basta levantar la vista para contemplar el cielo desde la tierra, al Señor sobre el altar… Qué don tan inmerecido!!! Qué gesto de amor divino tan grande!!! Que alegría!!! Qué suerte poder encontrar al Señor tan fácilmente!!! Qué dicha tenerlo tan cerca!!! Qué oportunidad para aprovecharnos!!!


Finalizando el tiempo pascual y llegada la fiesta del Cuerpo y la Sangre del Señor, todos daremos un rendido homenaje al Señor de Señores, al Cordero sin pecado, con sentidas celebraciones de la Eucaristía y adoración eucarística… También en algunos lugares de la Diócesis tendremos la procesión con el Santísimo Sacramento por el interior de nuestros templos o por las calles de las ciudades (como Santa Clara, Sancti Spiritus, Sagua La Grande, La Esperanza, Remedios, Yaguajay y Placetas). Dios bendiga estas iniciativas y las multiplique a lo largo y ancho de toda la Diócesis.


En la ciudad de Santa Clara, en este segundo domingo del mes de mayo, comenzaremos una Misión Eucarística encaminada a convertir la Capilla de Adoración diurna del Obispado en Capilla de Adoración Perpetua a Jesús Sacramentado. Lugar a donde todos podremos acceder de día y de noche, en cualquier momento, para estar con el Señor, para adorarle y alabarle, escucharle y suplicarle en favor de todos. Será una gran bendición.


¿Qué es la adoración eucarística? La adoración eucarística es la forma de ofrecer al Señor todo nuestro amor, de reverenciarlo porque se encuentra presente en la Eucaristía, bajo las especies del pan y del vino, por eso cantamos: “eres Tú Jesús en un trozo de pan y en un poco de vino”. La adoración ocurre siempre que alguien se coloca frente a Jesús Sacramentado y tranquilamente pasa el tiempo ante él, mirándolo y dejando que El lo mire… contemplándolo, abriéndole el corazón de par en par, contándole los secretos más profundos de su vida… es pasar tiempo ante el Dios vivo.


La Capilla de Adoración Eucarística será un lugar donde primeramente podremos estar, sí , estar con el Señor con todo lo que esto significa. Un lugar donde ofreceremos nuestro amor y tiempo al Señor recibiendo a cambio muchas bendiciones… bendiciones que también podremos pedir para otros.
“De todas las devociones, la de adorar a Jesús en el Santísimo Sacramento es la más grande después de los sacramentos, la más preferida por Dios y la que más nos ayuda a nosotros” afirmaba San Alfonso María Ligorio.


Pido a todos, como preparación a la fiesta del Cuerpo y la Sangre del Señor, tener por intención de estos días en la oración personal esta Misión Eucarística en la ciudad de Santa Clara y la instalación de esta Capilla Eucarística de Adoración Perpetua , que será como un gran pararrayos para toda la Diócesis.


A los sacerdotes y miembros de las comunidades de la ciudad de Santa Clara agradezco desde ya la acogida a esta iniciativa pastoral, sobre Uds. recaerá el peso de la Diócesis a través de la Adoración Eucarística. Los exhorto a participar activamente en todas las celebraciones que con este motivo se están organizando a nivel de ciudad. Dios premie la generosidad de cada uno.


Hoy felicito a todas las madres, en su día, y les encomiendo a la Santísima Virgen. A Ella también confío esta Misión Eucarística.


Con la bendición va también mi afecto de siempre,
+ Arturo, Obispo de Santa Clara.

1 comment

  • Comment Link Dianelis Sábado, 18 de Mayo de 2013 19:46 posted by Dianelis

    Considero una oportunidad única y especial, ésta, la que usted, Monseñor; ha puesto en nuestro camino. Con inmensa alegría acogí esta feliz noticia. El pasado miércoles tuve la oportunidad de estar presente en la celebración de la Santa Misa en el Santuario de Buen Viaje y fue conmovedor lo que pasó después. Tuve la dicha de verlo a usted adorando a Jesús sacramentado como un niño, con la misma devoción y admiración con que lo hacen ellos...y creáme que, después claro, del momento de encuentro con Jesús; fue esa visión de su persona la que conmovió mi espíritu. Gracias Monseñor por traernos el regalo perpetuo del Mesías en "un trozo de pan y en un poco de vino" a los santaclareños.

    Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Escribir un comentario