joomla templates

Martes, 07 de Noviembre de 2017 15:02

Testimonio

Rate this item
(0 votos)

Pertenezco a la parroquia de la Catedral en Santa Clara. Fui invitada por el padre Wilfredo a participar en el Encuentro Nacional de Formación celebrado en La Habana del 18 al 21 de enero con motivo del 30 aniversario de la fundación de la Pastoral de la Salud, a la que pertenezco desde su fundación. A pesar de mis limitaciones de salud, de los ancianos de la familia y las complicaciones del trabajo, acepté. 

El encuentro fue en la Casa Sacerdotal de La Habana. Allí nos reunimos un buen grupo de profesionales, trabajadores de la salud, visitadores de enfermos y religiosas en un apretado programa con: retiro, Eucaristía, oración diaria, conferencias, trabajo en equipo, plenarias, evaluaciones y hasta una película.

 

 Los conferencistas –espectaculares- fueron Mons.  José Luis  Redrado, el P. Rudesindo Delgado y el Hno. Miguel Martin de San Juan de Dios, quienes abordaron temas sobre la misericordia, el dolor y sufrimiento, aprender a envejecer, acompañar el morir, retos de la fe, la espiritualidad del profesional de la salud, evangelizar el mundo de la salud y todo bajo la luz de la Evangeli Gaudium .

 

Nos dimos cuenta que la vejez pasa a ser la etapa más larga de nuestra vida. Hay que prepararse, y aprender a envejecer con humor, optimismo e ilusión, que alargan la vida.

 

Aprendimos cuales y cómo son las etapas de la vida:

 

·         Hasta los 30 años se vive de ilusiones.

·         De los 30 a los 60 se vive de realidades.

·         De los 60 a los 80 se vive de recuerdos.

·         De los 80 en adelante se vive de puro milagro.

 

 

Nos dieron consejos para aprender a envejecer:

 

1.       Cuida cada día tu aspecto externo

2.        No vivas enclaustrado, sal de paseo

3.       Haz ejercicio físico

4.       Anda tieso, evita que se te caigan los hombros, no arrastres los pies

5.       No te quejes de tus achaques porque acabarás creyéndote viejo

6.       Ejercita el humor y el optimismo: alargan la vida

7.       No seas un parásito, haz lo que puedas, se útil

8.       Cultiva tus manos, tus pies, tu mente, sé activo

9.       Intégrate en algún grupo, no pierdas las relaciones humanas

10.   No pienses, ni digas que el pasado fue mejor, mira hacia el futuro

 

Y descubrimos como encauzar nuestro trabajo en esta importante Pastoral de la Salud en nuestro país, cada día más envejecido por distintos factores:

 

a)              Crear una nueva cultura para esta etapa de la vida donde aparezca la serenidad, el entusiasmo, la alegría, la conciencia del deber cumplido y, por ello, vivir los valores que quedaron, si no olvidados, no suficientemente vividos: la lectura, la reflexión, la oración, la amistad…

b)             Atención a la calidad de la vida en un momento en la que ésta se prolonga.

c)              Formar y educar a los jóvenes, a la familia para el ejercicio de la solidaridad, la acogida, la comprensión y la ayuda. Las nuevas generaciones serán los ancianos de mañana. Es necesario, por tanto, crear esta nueva cultura integrando estos valores en la vida práctica.

d)             Atención pastoral, responsabilidad también de la comunidad cristiana de integrar tanta experiencia en una acción parroquial programada: integración a los grupos, en el voluntariado, en los diversos servicios parroquiales, religiosos, administrativos…

 

De este encuentro nos llevamos algunos consejos que nos sirven como profesionales, agentes de pastoral, voluntariado y también adultos que pronto seremos ancianos:

·         Pensemos que, en la medida que demos a los ancianos mensajes de esperanza, de coraje, de confianza y amor a Dios y al prójimo, en esa misma medida los mantendremos jóvenes, ilusionados, humana y espiritualmente.

·         Descubrir la necesidad de acompañar, escuchar, celebrar, dar tiempo y espacio a la reflexión, a la vida espiritual, afirmando lo positivo en sí mismos y en los otros, ofreciendo formas de Voluntariado, de relax, de oración, de meditación que acompañen este último peregrinar en este mundo, liberando el corazón de ataduras, dándoles alas para volar más alto.

 

 

Doy gracias a Dios por estos días de aprendizaje, renovación, de compartir, de recogimiento y de alegrías y risas. 

Last modified on Martes, 07 de Noviembre de 2017 15:44

Escribir un comentario