joomla templates

Lunes, 16 de Octubre de 2017 11:26

Sobre pastas, arroces y huevos

Rate this item
(0 votos)

De los alimentos que más popularidad han alcanzado en el mundo podemos destacar las pastas, los arroces y los huevos. El importante aporte de hidratos de carbonos de los primeros, así como su fácil digestión y asimilación incluyendo que los huevos son uno de los alimentos más completos y nutritivos, hacen repensar a cualquier cocinero amateur o profesional que una jornada en los fogones sin alguno de estos alimentos puede ser todo un tormento.

 

 

En el caso específico de las pastas, cuando nos referimos a ellas, no podemos dejar de pensar en la amplia variedad de pastas italianas que existen y de las cuales también los cubanos somos herederos. Aunque su origen ha sido por años discutido, muchas fuentes se remontan a China, atribuyéndole a Marco Polo la introducción de las mismas en el mundo occidental.

 

Sin embargo, otras investigaciones documentan, que archivos del siglo XI ya mencionaban a los macarrones en la isla de Sicilia, pero también existen vestigios arqueológicos que evidencian que los griegos y los romanos consumían este tipo de alimentos. Sobre este importante ingrediente hay que aclarar que la pasta no debe cocer excesivamente, aunque tampoco debe quedar correosa ni guardar el sabor a harina. Para ello lo recomendable es probarla varias veces a lo largo del proceso de cocción.

 

Por su parte el arroz tiene su origen en Asia y es actualmente el ingrediente más importante de dicha región. Sus modos de cocción, al igual que las pastas, son muy variados, así como también existen diferentes tipos de arroz. Se trata de un alimento de fácil digestión pero que precisa ser acompañado de otros ingredientes ricos en minerales y vitaminas con el objetivo de que la dieta sea más completa, ya que su aporte vitamínico se encuentra en la cascarilla del grano y en el caso concreto de nuestro país no se consume.

 

El éxito en su cocción está en que no debe echarse en agua fría, sino siempre en agua hirviendo y, si la receta requiere la incorporación de agua o caldo (ejemplo: arroz amarillo), éste deberá estar lo más caliente posible.  Expertos culinarios incluso incluyen como precepto no lavar el arroz antes de su cocción, ya que perdería parte de sus cualidades.  

 

En tercer lugar y no menos importante, hablaremos del huevo. Su origen se remonta casi paralelamente al despertar de la humanidad. La gran utilización de este ingrediente hace imprescindible su tenencia –de ser posible- permanente en cada cocina, ya sea para su consumo como elemento principal de las infinitas recetas que existen así también como parte integrante o base de muchas otras.

 

Contrario a lo que muchos opinan, es necesario lavar el exterior de los huevos ya que la peligrosa bacteria “salmonella” puede estar presente en la cascara, incluso, en el interior del huevo, sobre todo si éste presenta rotura, en cuyo caso es recomendable prescindir del mismo o cocinarlo profundamente.

 

Para comprobar la frescura de un huevo, puede disolver 125 g de sal en un litro de agua y colocar éste en el recipiente. Si el huevo se queda en el fondo o entre dos aguas, su frescura parece evidente. Si por el contrario queda en la superficie, en posición horizontal, es más prudente desecharlo. Se recomienda consumirlos en un margen de 20 días y conservarlos dentro del refrigerador.

 

Muchas veces la facilidad de cocción de estos tres importantes componentes los convierten en la base de cuantiosas recetas que se realizan no solo en Cuba sino en el resto del mundo. Sus fáciles combinaciones con otros ingredientes pueden transformarse en platos exquisitos para todo tipo de paladares.

 

A continuación, le regalamos una fácil y deliciosa receta preparada a base de huevos.

 

Ensalada fría de huevos y papas

Ingredientes:

500 g de papas

5 huevos

50 g de cebolla                             

250 de mayonesa

2 pepinillos encurtidos medianos

10 aceitunas sin hueso cortadas (opcional)

50 g de ají pimiento rojo

½ piña

Sal a gusto

Pimienta blanca molida a gusto

 

Elaboración:

 

Hervir los huevos, descascarar y cortar en dados pequeños. Cocer las papas y cortarlas en dados pequeños. Una vez frescos estos ingredientes unirlos y adicionar la mayonesa hasta sentir la mezcla suave y untuosa. Agregar la cebolla, el pepinillo cortado pequeño y la piña. Sazonar con sal y pimienta. Decorar con los pimientos morrones cortados en tiras finas. 

Escribir un comentario