Lunes, 16 de Octubre de 2017 11:03

CAUSA DE CANONIZACIÓN del Venerable Presbítero Félix Varela y Morales

Rate this item
(0 votos)

Estimado lector:

 Esta es la sección dedicada alVenerable Presbítero Félix Varela, destacando los aspectos más importantes de su vida sacerdotal entregada por completo a Dios, a la Iglesia y a la Patria.

 

   

ORACIÓN

 

Oh Dios,

que en tu amorosa providencia

llamaste a tu Siervo

FÉLIX VARELA

a ser un fiel sacerdote de

tu Hijo Jesucristo

y le mostraste el camino del Amor.

Y él lo vivió intensamente

sirviendo con generosidad a todos,

especialmente a los más pobres

y necesitados,

mostrándonos así cómo amarte a Ti primero que todo,

a la Iglesia y al pueblo cubano,

por los que ofreció su vida.

Te ruego que concedas

la beatificación

de tu Siervo Félix Varela

Y me concedas, por su intercesión,

este favor especial...

 

(haga aquí la petición)

 

Te lo suplico por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

 

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

(tres veces)

 

 

 

 

A continuación un testimonio de gracias obtenidas.

(El testimonio ha sido transcrito conforme al texto original)

 

 

Bauta, 7 de julio de 2011

 

Monseñor Ramón Suárez Polcari

 

Mis saludos y deseos de bienestar para usted y toda la Iglesia.

 

Yo no soy una católica practicante, pero si conservo viva mi fe en el Señor, guía y amigo Jesucristo y quisiera dar mi testimonio para así contribuir a la causa de canonización de nuestro Siervo de Dios Padre Félix Varela. y Morales.

 

Hace algún tiempo yo tenía una necesidad muy grande, poseía los medios para satisfacerla, pero no lo lograba y algo me decepcioné. Entonces conocí por la revista Palabra Nueva los testimonios de otros hermanos y decidí pedirle en oración su ayuda e intercepción y para mi sorpresa la gracia no se hizo esperar, realmente quedé muy agradecida por su ayuda.

 

Al poquito tiempo mi niña de 4 años enfermó y tenían que hacerle un examen inmunológico, ella siempre fue muy enfermiza  y con antecedentes de déficit de anticuerpos, especialmente la I.G.A. (inmunoglobulina) que cubre toda la parte respiratoria. Nuevamente recurrí al Padre para que intercediera por mi niña, la verdad, no hizo falta tal chequeo en aquel momento y si hiciera falta no creo que tenga grandes dificultades gracias al Padre Varela y a Dios con el tratamiento que le indicaran a la niña se ha mantenido estable y bien, hasta me ha aumentado un poco de peso.

 

Yo espero seguir contando con la ayuda del Padre Félix Varela ya que el camino de la vida a veces se hace duro e irregular y su apoyo realmente nos hace muy bien y nos guía por muy buen camino hacia el Señor, yo le sigo agradeciendo día a día su sagrada intercepción.

 

Espero que mis testimonios  sirvan para contribuir a la causa de canonización de este Siervo de Dios que fue sacerdote ejemplar y ser humano maravilloso.

 

Sin más, mis sinceros saludos

 

Danay Valdés Palacios.

Bauta Artemisa

Ave 251 Nº 15609 e/ 156 y 158 Bauta

Artemisa CP 32400.

 

 

El perfil pastoral de Félix Varela  I Parte

 

Félix Varela nació el día 20 de noviembre de 1788 en La Habana, un año antes del inicio de la Revolución Francesa y dos años después del nacimiento del Santo Cura de Ars.

 

Al igual que José Martí, el más grande escritor cubano, fue bautizado en la Parroquia del Santo Ángel Custodio en La Habana. A la muerte de su padre, cuando tenía apenas siete años, su abuelo materno, don Bartolomé Morales, Gobernador de San Agustín de la Florida, se encargó de su educación. A su regreso a La Habana comenzó sus estudios para el sacerdocio.

 

Fue el gran educador del Seminario de San Carlos de La Habana desde 1811 hasta 1821, es decir, durante diez años. Desde 1822 hasta 1823 estuvo en España para representar a la Isla de Cuba en las Cortes como Diputado. Perseguido por el Rey Fernando VIII por su posición liberal en el Parlamento Español, buscó refugio en los Estados Unidos en 1823. Aquí trabajará como párroco y llegará a ser Vicario General de la diócesis de Nueva York. Manifestó en todo tiempo un gran celo pastoral y una total dedicación a los pobres, Al final de una vida de intenso trabajo, murió en la pobreza en la ciudad de San Agustín, en la Florida, el 25 de febrero de 1853, a los sesenta y cuatro años, seis años antes que el Cura de Ars.

 

La primera biografía seria de Félix Varela fue escrita por José Ignacio Rodríguez (1860-1907), un abogado cubano que vivía en Washington por su oposición al régimen colonial español. Rodríguez simpatizaba con la idea de la anexión de Cuba a los Estados Unidos y esto influyó en alguna medida en sus interpretaciones acerca del pensamiento independentista de Varela. Esta vida, escrita en español, no tuvo la influencia que podía haber tenido en los Estados Unidos, donde Varela fue olvidado poco a poco por los católicos americanos. José Ignacio Rodríguez no tradujo su obra y se contentó con escribir en 1833 un artículo en “The American Catholic Quarterly Review” en el cuál se inspiró el Padre Merrick, jesuita, que era pastor de una parroquia de Nueva York para publicar un artículo que tituló “El apóstol cubano de Nueva York”.

 

 

 

Tomado de la Tesis de Doctorado “Espiritualidad del Padre Varela” de Mons. Felipe J. Estévez, Obispo de San Agustín, Florida, Estados Unidos de América.