joomla templates

Santuario Diocesano de la Virgen de la Caridad, Iglesia del Buenviaje

Rate this item
(1 Voto)

El Santuario Diocesano de la Virgen de la Caridad, decretado el 8 de septiembre de 2002 por el Cardenal Tarcisio Bertone, Arzobispo Emérito de Vercelli, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y Mons. Arturo González Amador, Obispo de Santa Clara, se encuentra situado en el hermoso y céntrico templo de la parroquia, otrora llamada Nuestra Señora del Buenviaje en la ciudad de Santa Clara.

 

La iglesia del Buenviaje fue la tercera ermita erigida en la Villa Gloriosa Santa Clara de Asís o como indican otros historiadores: Santa Clara de la Sabana de los Remedios del Cayo; fundada el 15 de julio de 1689, por 18 familias procedentes de la Villa de San Juan de los Remedios que por su proximidad a la costa era asediada constantemente por ataques de corsarios y piratas y decidieron asentarse tierra adentro.

 

El primer acto fundacional del poblado fue la celebración de la Santa Misa en acción de gracias por la mudanza y como rogativa para el  buen desarrollo del nuevo asentamiento. Así, la villa establecida en las tierras fértiles del conocido hato de Antón Díaz, regado por los ríos Bélico y Cubanicay fue progresando en organización social y económica.

 

Construida la Parroquial Mayor y otra emita consagrada a la Virgen de la Candelaria, el pardo Antonio Salgado y los morenos Domingo Quiala, Francisco Moya, Manuel Antunez y Francisco Hurtado, animados por el Pbro. Juan de Conyedo promovieron ante el Obispo Jerónimo Valdés, en ocasión de su visita a la Villa, una instancia para la construcción de una ermita dedicada a la Virgen, licencia que fue concedida el 11 de julio de 1707, a solo 18 años de la fundación del poblado, decidiendo construirla  en el camino del embarcadero de Sagua, tanto por la circunstancia de vivir los promotores en sus inmediaciones como para que formara triangulo con los otros templos edificados y fuera mejor el desenvolvimiento de las procesiones.

 

La construcción del templo de madera y guano, costeada en gran medida por las limosnas de los fieles se terminó en 1709, consagrándose a la advocación mariana de Nuestra Señora del Buenviaje.

 

Este título mariano representado por una pequeña imagen de la Virgen con vestiduras de telas blancas, portando en su mano izquierda la figura de un velero y en la derecha al Niño, es el más antiguo icono mariano de la ciudad y su devoción fue traída por los remedianos fundadores ya que en su villa formaba tradición la veneración a esta advocación de María.

 

El templo se conservó por  muchos años bajo su forma primitiva hasta que recolectadas nuevas limosnas se determinó construirlo de mampostería y tejas, alentados de nuevo por el P. Conyedo, gran benefactor de la ciudad y organizador de innumerables acciones sociales.

 

La obra, que comenzó en1743, por falta de recursos económicos, ya que se costeaba por la piedad de los fieles y por el escaso peculio de los sacerdotes, no se terminó hasta septiembre de 1765, bendiciéndose el 12 de septiembre de ese año, por el P. Sebastián Pérez de Prado, vicario eclesiástico, seguida de una solemne Misa oficiada por el P. Hurtado de Mendoza, alumno del P. Conyedo y uno de los presbíteros que más contribuyó a la educación pública de los villaclareños.

 

Los trabajos constructivos continuaron en 1779, añadiéndose más altares, la sacristía y se adquirieron terrenos aledaños.

 

Este templo, cuya feligresía la componían en gran medida criollos pardos, morenos y blancos se distinguió por ser de los más concurridos de la ya próspera villa y por la suntuosidad de su culto sobre todo en las festividades de la Virgen y a medida que nuestros rasgos de identidad nacional se iban perfilando, la devoción a la Virgen morena encontrada en nuestras aguas orientales con el título de la Virgen de la Caridad se iba extendiendo por toda la Isla, a la par que los afanes y luchas independentistas, a lo que no estuvo ajeno nuestra ciudad.

 

En 1891, llegan a la ciudad los PP Pasionistas instalándose en la Ermita del Buenviaje. Durante la infelizmente famosa Reconcentración dictada por el Gral. Valeriano Weyler en la guerra del 95, el P. Alberto Chao, (otro presbítero ilustre) Párroco de la Iglesia Mayor y los PP Pasionistas crearon en el patio de la ermita una huerta y la llamada Cocina Económica en la que se llegó a repartir gratuitamente más de 1800 raciones de comidas diarias a las familias más empobrecidas de la ciudad y campesinos deambulantes, funcionando desde el 8 de septiembre de 1897, hasta el 30 de abril de 1898, convirtiéndose en un centro que fomentaba e irradiaba la vida cristiana y la espiritualidad mariana. También los pasionistas a principios del siglo XX fundaron, en local anexo al templo, el colegio para varones San Pablo de la Cruz.

 

Con la extensión de la Guerra de Independencia a occidente y la posterior instauración de la República, los mambises, fervientes devotos de la Caridad acrecentaron su culto y veneración, siendo distintiva esa piedad y esplendor en su culto en la ermita del Buenviaje. Por este motivo los PP Pasionistas decidieron elevar a la Santa Sede en 1915, a raíz de la petición de los mambises que se declara patrona de Cuba a la Virgen de la Caridad, la solicitud de colocar solemnemente en el altar mayor la  bendita imagen de Nuestra Señora del Cobre, lo que fue concedida, situándose en el altar lateral la imagen de Nuestra Señora del Buenviaje, titular canónica de la entonces Iglesia del Convento de los Pasionistas, que en 1964 devino parroquia.

 

Durante la primera mitad el siglo XX, los padres rectores realizaron reformas constructivas que han dado lugar, en su mayor parte a la configuración actual, a excepción de otros arreglos y del altar mayor reconstruido en la última década del pasado siglo XX.

 

Desde abril de 1980 esta iglesia esta confiada al clero diocesano. El antiguo convento pasionista contiguo al templo fue cedido por los PP Provinciales de la Congregación de la Pasión al obispado de la entonces diócesis Cienfuegos- Santa Clara, para residencia episcopal y obispado, a instancias de Mons. Fernando Prego Casals, V Obispo de esa diócesis y I de la diócesis de Santa Clara.

 

Al no existir en nuestra ciudad templo alguno que tenga como titular a la patrona de Cuba, la Fiesta de Nuestra Señora de la Caridad tradicionalmente se efectúa en la iglesia del Buenviaje, hoy Santuario Diocesano, previa novena preparatoria, peregrinando durante los diferentes días las comunidades de la ciudad con sus respectivos párrocos, encargándose de la organización del culto. Al reanudarse en nuestra patria las procesiones, la de la Caridad parte de esta iglesia y al terminar se realiza un momento de oración y cantos a nuestra  Madre del cielo con gran afluencia de devotos.  

 

En este templo, a partir de 1998, se venera con gran fervor una antigua imagen de la Virgen de la Caridad, popularmente conocida como la Imagen Peregrina de la Caridad, por haber recorrido toda la diócesis como preparación a la histórica visita del papa Juan Pablo II, convocando a su paso multitudes de fieles devotos y presidiendo la sacristía papal.

 

Teniendo en cuenta todas estas razones teológicas, históricas y sociales, y para favorecer e incrementar la ya presente espiritualidad mariana de nuestro pueblo, el Obispo diocesano Mons. Arturo González Amador solicitó la elevación a Santuario a la Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Buenviaje.

 

En estos meses se termina la reparación y remodelación de este templo.

 

Image Gallery

Escribir un comentario